Gabinete de logopedia en Ciudad Real. Logopeda Silvia Royo.

CÓMO FAVORECER LA ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE

a. Escuchándole y atendiendo a sus intentos comunicativos. Aunque no le entendamos todavía, se le contestamos con expresiones del tipo “a sí…?” “qué interesante”, si mantenemos una actitud positiva le dará confianza en sí mismo y le estimularemos a hablar más.

b. Nombrando los objetos. Es importante nombrar las cosas que utilizamos o utiliza nuestro bebé, explicándole cómo funcionan para que vaya estableciendo relaciones de causa-efecto.

c. Reformular lar las expresiones de manera más sencilla. Es conveniente adaptar el tamaño y la complejidad de nuestros enunciados al nivel del niño, hablando correctamente.

d. Hablarle, explicándole cosas sobre lo que nos rodea. No se trata de bombardearle con un lenguaje excesivo, sino de hablarle de lo que le interese y que compartimos con él, un paseo, de qué vamos a hacer, por qué le viste así, por qué van a comprar, quién conduce el coche, etc.

e. Darle la oportunidad de que conteste. Aunque sea sólo mediante algún gesto o sonido. Lo importante es mantener la interacción.

f. Hablarle de manera correcta, no imitando su pronunciación.

g. Leerle libros cortos y contarle historias sencillas. De esta forma le ayudaremos a aprender vocabulario y a comprender el mundo que le rodea.

h. Ayudarle a hablar bien, sin corregirle. Esto podemos hacerlo reformulando lo que él dijo de manera correcta, enfatizando aquello en lo que está en proceso de aprender y ampliando sus enunciándolos mejorándolos o completándolos.

i. Utilizando estrategias que favorecen la autocorrección: corrección indirecta, peticiones de clarificación o aclaración del mensaje, peguntas de alternativa forzada.

j. Esperar que complete las canciones y rimas que ya conoce. Por ejemplo, hacer una pausa antes de la última palabra de una frase de una canción conocida por él y mirarlo como esperando la respuesta de su parte. Si ésta no llega, la puede completar el adulto, pero no pasará mucho tiempo antes de que el niño participe de este juego. Y pronto sorprenderá a todos diciendo más de una de las palabras de la canción.

k. Darle órdenes sencillas de realizar. Como por ejemplo: “tráeme el osito” o “dile adiós a la abuela”. Esto incrementa su comprensión del lenguaje.

l. Ser sociables. La mayoría de los chicos gusta de imitar a sus padres. Si quiere que el bebé diga “gracias” o “por favor”, debe acompañar sus órdenes y respuestas de estas palabras

Responder